martes, octubre 02, 2007

UNA DE ARTE: NIKI DE SAINT PHALLE

Hace un tiempo estuve en una exposición genial en la Fundación Joan Miró de Barcelona. La Exposición se llamaba “La dona metamorfosis de la modernitat” (Traducción; “la mujer metamorfosis de la modernidad”). Era más o menos hacia enero de 2005 y la exposición me encantó. Había grandes artistas expuestos: Fernand Léger, Henry Moore, Alberto Giacometti, Le Corbusier, Miró, Picasso, Yayoi Kusama y un larguísimo etcétera. Entre ellos, dos artistas fueron los que más me impactaron: Yves Klein, que me tuvo anonadada delante de sus cuadros azules medio quemados, y la protagonista de este post (que se ha hecho de esperar; Niki de Saint Phalle)

Ustedes dirán, a que viene esta reseña después de tres años, pues nada. Viene porque la señorita Heidi me pide que actualice, y con razón. Con el inicio del curso y otras pamplinas, me estoy dejando, así que como le he hablado mucho de esta artista, pues se lo dedico. Ea.

La primera impresión que tuve al ver una de sus “nanas” fue pensar: leches que grandes, y después leches, que cabeza tan pequeña y luego, leches que raro… Poco a poco, escuché lo que las guías decían sobre ella y me pareció genial

Intentaba mediante el arte criticar la rigidez de la sociedad, y el establecimiento de clichés sexuales. Intentaba mostrar, desde la ironía y la exageración de los atributos de las nanas, la liberación y afirmación del cuerpo de la mujer. Respondiendo de este modo a su educación, que según cuenta: “Me habían educado en la vergüenza de mi cuerpo y en la idea católica del pecado” (Cabe decir que Niki era una mujer muy bella, a la que incluso propusieron ser modelo)

Las nanas fueron evolucionando y convirtiéndose en algo más que unas simples esculturas, se convirtieron en el lenguaje de la artista. Para mí, una de sus obras más impresionantes es “Hon”. Una especie de nana gigantesca que ocupaba toda una sala de exposiciones de el “Moderna Museet d’Estocolm”. Allí junto con Jean Tinguely y Peter Olof, construyeron las entrañas de una enorme nana (25m. de largo, 6 m. de alto y 9m. de alto) dónde se encontraba desde un cine, a un centro de reciclaje de botellas, y dónde el acceso se realizaba a través del coño. Era una nana embarazada, la nana más perfecta, la mujer con el interior más pleno.

En fin, la artista es muy interesante y os invito a que investiguéis un poco sobre ella. Os he pegado un rollo (pero no es por pedantería, es que me gustó de verdad) seguramente la encontraréis por su Jardín del Tarot, dónde construyó casas que representan los diferentes arcanos del tarot (muy influenciada por Gaudí, como se aprecia)

Bueno en fin todo esto es muy pesado, y lo importante es que es bonito de ver.

¡Ah!y que es anterior a Agatha Ruíz de la Prada, ¿Aunque nadie diría que tienen cierto parecído o inspiración, verdad?....



1 comentario:

Heidi dijo...

Oh, qué bien. Actualiza y, además, me dedica el post. Viendo el éxito que tienen mis peticiones en sus comentarios: no tendrá un par de billetes de avión a la Polinesia francesa con gastos de hotel pagados, ¿verdad? ¿Para cuándo un post sobre este juego que la tiene tan viciada que no actualiza -lo de los estudios no ha colado?

Seguidores